Mujer: ¿Quieres emprender?

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros tendemos a enfocarnos en todo lo que creemos que NO podemos hacer en lugar de en lo que sí. Como resultado, nunca comenzamos.

1- No tengo experiencia.
2- No tengo tiempo.
3- No tengo suficiente dinero.
4- Proteger mi idea es caro.
5- Los prototipos son caros y difíciles de hacer.

Los 3 pasos que debes seguir para forjar tu visión al emprender

Aquí hay tres pasos que te ayudarán a ir en la dirección correcta para crear una visión excepcional en tu vida:

1. Establece un propósito. Es muy difícil vivir si no haces todo lo que puedes para descubrir cuál es tu propósito. ¿Qué te apasiona? ¿Qué pone una sonrisa en tu rostro aunque las circunstancias sean difíciles?

Foto de Alicia Zinn en Pexels

2. Sé lo más específico posible. Entre más específico seas, más lejos llegará tu visión. Cada pequeño detalle cuenta.

3. Piensa en grande. Un tercer paso clave para ayudarte a crear una visión poderosa y excepcional en tu vida es expandir tu pensamiento.

La vida siempre lanzará pruebas, pero cuando tienes una visión extraordinaria para la persona en la que te quieres convertir, ningún obstáculo te robará la felicidad.

Por otra parte, recuerda no puedes hacerlo todo solo por eso también debes delegar.

5 Pasos para delegar cuando emprendes

Saber delegar separa a los profesionales de los amateurs así que toma nota:

1. Analizar.
El líder debe saber cuánto tiempo va a dividir entre las tareas que requieren pensar a fondo y las que son más operacionales. Con esto claro, deberá analizar cuáles tareas puede y debe delegar.

2. Designar.
La persona que será asignada del cumplimiento de la tarea deberá estar en capacidad o demostrar el potencial para poder llevarla acabo.

Es importante que a parte de tener el conocimiento y la habilidad, refleje confianza e iniciativa.

3 .Dar Instrucciones.
Todo debe quedar completamente claro, las confusiones en este punto pueden colapsar todo el proyecto

4. Monitorear.
El líder debe manejar un balance entre el control y la flexibilidad que le da al delegado; no sirve interferir 100% ni dejar al delegado a la deriva 100%.

5. Evaluar.
Si la tarea no se cumplió de la forma esperada, no sirve de nada buscar culpables, porque el líder debió identificar las fallas en el proceso de monitoreo, por lo que uno de los culpables es él.

No hay una buena razón para no comenzar si tienes un genuino entusiasmo. No dejes que el miedo al fracaso te detenga. Si lo quieres de verdad, es posible.

Así que, ¿cuál es tu excusa?

Por Miguel Muñoz

Proyect Manager y fotógrafo profesional apasionado del emprendimiento, el marketing y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario