como hacer que el negocio sobreviva

¿Sabías que 8 de cada 10 nuevos negocios fracasan antes de los primeros 5 años? Son cifras aterradoras que varían poco de país en país, pero que, según los expertos en gerencia tienen en común una serie de errores ¿Estás cometiendo alguno de ellos? Veamos cuales son.

1. Entiende el juego:

El emprendedor promedio suele creer que tiene «la idea del millón de dolares» y esto suele cegarlo a la realidad. La pasión es buena mientras la mantengas en ciertos limites.

¿Quiénes son los jugadores? ¿Conocemos quiénes son nuestros competidores directos o indirectos, actuales y futuros? ¿Qué tan atractivo es nuestro mercado? ¿Qué habilidades tenemos para jugar y ganar en él? Y más importante aún: ¿Qué quieren mis clientes?

Y no, la opinión de tus familiares y amigos no cuenta si ellos no tienen el perfil de tu cliente potencial (supongo que ya tienes definido un cliente potencial ¿Cierto?).

El éxito no se improvisa, se prepara con conciencia a partir de un análisis del entorno, lo que nos permite descifrar los movimientos de nuestros competidores y adelantarnos a ellos.

Los negocios creativos sobreviven

Por esto, antes de arrancar tu emprendimento debes estudiar tu mercado, a fin de optimizar tu oferta. Un método económico y rápido para hacerlo es el planteado por la metodología de Lean.

2. Ten un plan de negocios

¿Eres de la gente que tiene toda la idea del negocio armada en su cabeza pero no la coloca en papel (o en digital)? Trabajar de forma intuitiva te llevará a priorizar las urgencias y postergar lo importante, que luego se convertirán en urgencias, creando un circulo vicioso.

Lo peor, es que al estar de «apaga incendios» habrán áreas críticas (generalmente las que menos te gustan porque te parecen tediosas) que se quedarán rezagadas, convirtiéndose en verdaderos dolores de cabeza en el futuro.

Necesitas hacer un plan de negocios formal que está compuesto de:

  • Plan de marketing
  • Plan financiero
  • Plan administrativo
  • Plan de comunicaciones (on/off line).
  • Plan de producción (o implementación).

3. El socio en el negocio

Marta y tu son grandes amigos, se conocen desde hace mucho años ¿Por qué no ser socios de negocios?

Debes elegir al socio por lo que aporta al proyecto no por nuestro nivel de afinidad. Obviamente, este último punto es importante pero ¿Qué haces con alguien muy agradable en lo personal pero inútil en lo operativo?

Negocios que sobreviven con Empleos Amilesa
Foto de Daria Shevtsova en Pexels

El socio debe aportar algo que ayude al negocio al crecer (experiencia, capital, contactos, ventas, etc) y debe quedar muy en claro hasta donde va a estar involucrado en el proyecto desde el principio.

Los socios deben compartir la misma visión del negocio y los mismos valores.

Otro punto clave: la participación accionaria debe tener en cuenta que tan implicado en el negocio está el socio, no es imprescindible que sea a partes iguales.

4. ¿Vender barato siempre ayuda al negocio?

¿A quién no le gusta comprar barato? ¡Entonces vendamos barato! Este es el primer error en una larga cadena de errores en la estrategia comercial de tu empresa.

Vender barato es «pan para hoy y hambre para mañana» pues:

  • Acelera el agotamiento de los recursos de la empresa.
  • Incentiva las guerras de precios (siempre habrá alguien con «más musculo» que baje más que tu) que termina perjudicando a todos.
  • Cuando te veas forzado a subir el precio, perderás a tu publico inicial, pues solo atrajiste a los cazadores de gangas.
  • Permites que te vean como un proveedor de poco valor.

5. Cuando la improvisación se convierte en vicio.

Ser flexible es una fortaleza, improvisar constantemente, por el contrario, demuestra indisciplina y desorden.

Las personas más orientadas a la producción suelen subestimar el valor de las comunicaciones, el marketing o la imagen, por lo que elementos como la web corporativa, el branding o la papelería queda con un «usaré algo sencillo más adelante lo modificaré», pero el problema es que ese «mas adelante» nunca llega.

Otro ámbito donde se ve esto es en las operaciones diarias. El no tener una clara política de atención de reclamos o el atraso constante a los proveedores o empleados le manifiesta a nuestros stackholders que no nos importan ¿Y quien ayuda a crecer a quien le demuestra con hechos que no lo valora?

El Diablo vive en los detalles.

6. No actualizar nuestra estrategia

Se recomienda que por lo menos, las estrategias sean revisadas mínimo cada 6 meses ¿Por qué?

Negocio sin estrategia

Vivimos en un mundo en que todo cambia a velocidad vertiginosa ¿Tu estrategia seguirá teniendo vigencia?

Cuando decides rediseñar a tu empresa a través de la implementación de nuevas estrategias, será indispensable involucrar a tus empleados para que se sientan parte de este proceso, crea una cultura empresarial acorde a esta nueva etapa, ya que tu equipo es quien ayuda a potenciar a tu empresa.

Por Miguel Muñoz

Proyect Manager y fotógrafo profesional apasionado del emprendimiento, el marketing y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario